Tras cumplir años, permitidme que haga una confesión muy personal. Sólo por si acaso… A mis 40 y tras ver un día a mi hijo mirarme con cara rara el codo, sí mi codo, como si no fuera un codo normal solo por estar algo más arrugado que el suyo, me quedé pensando: Ay...